Los enfermeros te ayudarán a tomar un baño o te lavarán mientras estés en la cama si estás muy débil o cansado para pararte. Ellos harán lo posible para cerrar la puerta y darte un poco de privacidad. Tus padres también pueden ayudar en esto si te hace sentir más cómodo.